La seguridad en línea de tus hijos comienza en casa

Siguiente

Proteger Internet es una “responsabilidad compartida”. Se trata de un lugar demasiado extenso para dejar al cuidado de los expertos, y todos debemos jugar nuestro papel para mantenernos protegidos en línea. En este contexto, padres y docentes cumplen un rol importante cuando se trata de cuidar la seguridad en línea de los niños, y de brindarles las herramientas y el conocimiento para protegerse a sí mismos. De forma instintiva, enseñamos a nuestros niños a andar con cuidado y reconocer el peligro de los extraños, pero es importante recordar que lo mismo aplica en línea.

Hace solo unos pocos años, los padres podían asumir que una vez que un niño llegaba a casa, estaba fuera de peligro. Además, suele ser difícil para estos adultos seguirle el ritmo al mundo digital, en constante cambio, y, con sus niños estando algunos pasos por delante de ellos en lo último de la tecnología y el software, también lo es mantenerse al tanto de cada actividad que sus hijos llevan a cabo. Sin embargo, las habilidades en línea de esta generación digital no significan que estén a salvo de los potenciales peligros del mundo una vez a puertas cerradas.

Las amenazas que pueden enfrentar los niños en línea varían inmensamente, desde ciberbullying a correos de phishing y scams. Los predadores sexuales pueden apuntar a sitios que atraen a los menores, como aquellos de juegos y redes sociales, y es común que los chicos mantengan su inocencia acerca de lo que un cibercriminal puede hacer con solo un poco de información que se haya compartido. Aquello que parecen ser pequeños detalles podrían permitirle a un criminal formar una imagen de la vida del niño, y hallar la mejor forma de atacarlo.

Aunque parezcan ser menos dañinos, los correos de phishing y scams en línea también pueden apuntar a niños y tener amplias consecuencias. Los criminales podrían una vez más apuntar a sitios populares entre los niños, y reunir información clave, como cuentas de correo y nombres de amigos. Estos podrían usarse para engañar a los menores para creer que los correos de phishing provienen de un amigo, haciéndolos más creíbles. Mientras muchos adultos pueden estar ya acostumbrados a recibir correos de príncipes africanos ofreciendo grandes fortunas, los niños son más fáciles de engañar. Podrían verse atraídos por trucos más simples, como la oferta de acceso gratis a sus juegos en línea favoritos. En todas estas situaciones, cuanto más joven sea la potencial víctima más sencillo será engañarlos, dada su inocencia e ingenuidad.

¿Cómo pueden los padres comenzar a proteger a sus hijos contra estos peligros? El paso más importante es bastante sencillo – una conversación abierta y honesta sobre las potenciales amenazas que los niños podrían enfrentar. No necesariamente tenga que ser una conversación intimidante para los menores, pero sí debe alertarlos sobre el hecho de que, al ingresar al mundo en línea, están saliendo ‘hacia afuera’. En este sentido, los padres deberían también dar a los niños algunos consejos prácticos, como evitar hacer clic sobre correos o mensajes de extraños.

Si bien la educación es clave, y forma la base para que un niño utilice Internet de forma responsable, la tecnología puede también dar una mano a la hora de proteger la seguridad. Los software antivirus ayudan a proteger las máquinas contra la descarga de malware de sitios en línea, y el control parental permite a los padres establecer un marco seguro para las actividades de los niños en línea. Por ejemplo, ESET Parental Control permite a los padres proteger a sus familias de diversas maneras, incluyendo la opción de mostrar la ubicación del móvil del menor en todo momento. El filtro de contenido les permite bloquear el acceso a sitios inapropiados y a ciertas categorías web, y pueden además ver el contenido al que sus hijos están accediendo, e intervenir si es necesario para limitar o bloquear el acceso por completo. Además, el sitio de Digipadres provee consejos, información y herramientas para mantener a los niños seguros en línea.

Dado que nuestras vidas y nuestros hogares se mueven cada vez más en línea, las familias deben empezar a ver al mundo digital como un área más de educación para sus hijos. El auge de las casas inteligentes implica que los niños son proclives a estar cada vez más expuestos al universo online, y una buena educación sobre cómo navegar Internet de forma segura se volverá cada vez más necesaria. Por ejemplo, Mozilla ha predicho que para 2020 habrá unos 30 billones de dispositivos conectados. Muchos de estos serán dispositivos hogareños utilizados por familias, incluyendo monitores de bebés, cámaras web y otros objetos de uso diario. Es un gran trabajo, pero los padres deben jugar un rol importante en las vidas conectadas de sus hijos desde el comienzo. Aprender buenas prácticas desde pequeños puede ayudar a formar una fuerte base para los niños por el resto de su vida, que cada vez más parecer vivirse en línea.